Especiales  

Se encuentra usted aquí

Inicio

La importancia de conservar los humedales venezolanos

Miércoles, 5 Marzo 2014 - 12:23pm
andreinadelgado@editorialrg.com.ve

Al viajar plácidamente entre los manglares exóticos de la laguna La Restinga, en el estado Nueva Esparta, es impresionante descubrir un rico ecosistema -bajo y sobre sus aguas- que dan paso a una de las más hermosas playas de la isla venezolana. Esa misma sensación de biodiversidad se experimenta al contemplar los morichales que salpican la sabana guayanesa y los extensos llanos apureños, donde las palmas crecen en ambientes anegados.

Esas formaciones, llamadas humedales, son cunas de diversidad biológica y fuentes de agua y productividad primaria, de los cuales innumerables especies vegetales y animales dependen para subsistir, siendo también importantes depósitos de material genético vegetal.

Un día para recordar

Desde 1971 se celebra el 2 de febrero el Día Mundial de los Humedales, fecha en la que se adoptó la Convención sobre los Humedales en la ciudad iraní de Ramsar, relativo a su conservación y su uso racional.

Este tipo de ecosistemas son de vital importancia pues desempeñan funciones como el control de inundaciones, reposición de aguas subterráneas, estabilización de costas, protección contra tormentas, retención y exportación de sedimentos y nutrientes, mitigación del cambio climático, depuración de las aguas y reservorio de biodiversidad.

Además brindan numerosos y valiosos productos para la sociedad como frutas, pescados, crustáceos, animales silvestres, resinas, maderas de construcción, leña, cañas para construcción, forraje para animales, entre los más destacados.

Desde el tricolor nacional

Aunque en principio la importancia de dicha convención era especial para el hábitat de aves acuáticas, con los años su enfoque se ha ampliado. Desde que el tratado se puso en vigencia en 1975, Venezuela cuenta con cinco localidades Ramsar: Cuare en el estado Falcón; el Archipiélago de Los Roques; la Laguna de la Restinga; la Lagurna de Tacarigua en el estado Miranda y la Ciénaga de Los Olivitos ubicada en la entidad zuliana.

Sin embargo a nivel de ecosistemas, Venezuela destaca por su especial condición geográfica de ser al mismo tiempo Amazónico, Andino, Atlántico, Caribeño y Llanero, lo que lo convierte en una real expresión del neotrópico, así lo afirma la Fundación Azul Ambientalistas.

“Venezuela posee una gran diversidad de humedales que incluyen: lagunas parameras y de montaña, ríos y arroyos, manantiales, planicies de inundación, bancos de plantas acuáticas, ecosistemas inundables en los llanos, lagos y lagunas costeras, albuferas, arrecifes coralinos, manglares, ciénagas y morichales, entre otros”.

¿Qué es un humedal?

Existen muchas definiciones del término humedales, algunas basadas en criterios principalmente ecológicos y otras más orientadas a cuestiones vinculadas a su manejo. La Convención sobre los Humedales los define en forma amplia como: "las extensiones de marismas, pantanos y turberas, o superficies cubiertas de agua, sean éstas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros".